Subasta pintura mayo 2021

59 60 59 FRANCISCO

59 60 59 FRANCISCO ANTOLÍNEZ Y SARABIA Sevilla, 1644-Madrid, 1700 La huida a Egipto Óleo sobre lienzo Medidas 73 x 91,5 cm Salida 1.000 € 60 ESCUELA ARAGONESA S. XVIII Aparición de la Virgen del Pilar a Santiago apóstol Óleo sobre lienzo Medidas 136 x 180 cm Salida 6.000 € 22 62 61 62 suelta y vibrante de corte veneciano JOSÉ ANTOLÍNEZ característica del pintor aunque con Madrid 1635 - 1675 un tratamiento del color mucho más sobrio que en versiones acabadas. 61 FRANCISCO HERRERA EL VIEJO Sevilla 1576 - Madrid 1656 San Francisco recibiendo los estigmas Óleo sobre lienzo Medidas 101 x 82 cm Al dorso antigua etiqueta de la sala Parés de Barcelona. Salida 3.500 € Magdalena penitente Óleo sobre lienzo Medidas 61 x 83,5 cm Nos encontramos ante una obra totalmente inédita que por sus dimensiones podría tratarse de un modelo o boceto para un lienzo cuyo paradero desconocemos. Desde el punto de vista estilístico el cuadro muestra la pincelada Bibliografía: Angulo Iñiguez, Diego., José Antolínez, Madrid, CSIC, 1927, pp. 26-27 Pinturas de cuatro siglos. 1997-1998, José Antolínez (ficha de Ismael Gutiérrez Pastor), Caylus, 1997, pp. 128-131. Salida 6.000 €

63 63 ATRIBUIDO A JOSEFA DE ÓBIDOS Sevilla 1630 – Óbidos 1684 Bodegón con plato azul y blanco con frambuesas, manzanas, avellanas, pájaro y sortija Óleo sobre tabla Medidas 24,3 x 36 cm Este bonito bodegón debe ponerse en relación con las versiones del mismo tema de la gran pintora del barroco ibérico Josefa de Óbidos. En el Museo Nacional de Arte Antiga de Lisboa se conserva un ejemplar en el que se aprecian las mismas manzanas que figuran en la obra que ahora damos a conocer. Es más, el rojo bermellón de las frambuesas, el color favorito de la artista, es semejante al visto en sus obras. Ese gusto por dispersar pequeños frutos en un primer término, como aquí sucede con las avellanas, es otro recurso compositivo característico de Josefa de Óvidos. Su preferencia por las joyas y abalorios o la flores pinchadas en los fruteros también pertenecen al mundo creativo de la pintora. Aunque sevillana de nacimiento, Josefa de Ayala aprendió los rudimentos del arte de la pintura de manos de su padre Baltazar Gomes Figueira y de Francisco Herrera el Viejo. Después de una breve estancia en el convento de Santa Ana de Coimbra se establece en Óbidos donde consigue emanciparse, algo inaudito para mujer de la época. Allí junto al taller paterno firma jugosos contratos que le proporcionarán pingües beneficios que se traduce en la compra de fincas, joyas y otros objetos lujosos que empleará en sus apreciados bodegones. Salida 12.000 € 23